La calificación de los pacientes a centros de salud y hospitales roza el sobresaliente, a pesar de la pandemia, según la última Encuesta de Calidad, realizada a casi 12.000 personas.

Más del 95 por ciento de los usuarios del conjunto del sistema sanitario regional se muestran satisfechos con el trato y la profesionalidad de médicos y enfermeros, a pesar de un contexto de pandemia, según refleja la última Encuesta de Calidad Percibida de la Consejería de Salud (EMCA), realizada, como cada año, a cerca de 12.000 personas.
    En términos globales, el primer semestre reproduce el grado de satisfacción que se registró en todo 2021, siendo la media de 8,55 durante estos seis primeros meses del año frente al 8,6 de todo el año anterior.
    Por su parte, en Atención Primaria más del 93 por ciento de usuarios siguen calificando como buenas o muy buenas la profesionalidad y el trato de médicos (93,7) y enfermeros (95,8), mientras que en Atención Hospitalaria estos porcentajes se elevan y se valora como muy bueno el trato recibido por el personal médico, con un 96,4, y de enfermería, con un 95,4. Al respecto, el 93,5 por ciento de los pacientes volverían a elegir el mismo centro de salud y más del 96,2 por ciento el mismo hospital.
    A pesar de la pandemia, las cifras de satisfacción media se han mantenido en valores por encima del 8,5 tanto en los años 2020 y 2021 como en el actual. Concretamente, otorgan un 8,3 a la Atención Primaria y un 8,7 a la hospitalización.
    Por niveles asistenciales, los servicios obstétricos consiguen un 8,7, mientras que las urgencias hospitalarias y consultas externas obtienen un 8,3 y la hospitalización pediátrica un 9,1. Por su parte, el paciente quirúrgico ha evaluado los servicios con un 8,8.
    El gerente del Servicio Murciano de Salud (SMS), Francisco Ponce, ofreció los resultados de esta encuesta, correspondiente al primer semestre de 2022, que analiza la satisfacción respecto al trato y la profesionalidad de los trabajadores del SMS y otras variables como confort, respeto a la intimidad, calidad de la comida, información facilitada y atención a la persona acompañante.
    El estudio permite conocer la calidad percibida por los usuarios en distintos aspectos de la atención asistencial y su grado de satisfacción. “El objetivo es detectar las mejores prácticas de los centros para extenderlas al resto e identificar oportunidades de mejora para poder así acometer medidas correctoras”, explicó Ponce.
    La satisfacción en hospitalización pediátrica es de 9,1 puntos, lo que supera la valoración de 2021. Asimismo, más del 97 por ciento considera buenos o muy buenos el trato de médicos y enfermeros y un 97,4 por ciento su profesionalidad. Respecto a la satisfacción con el trato de los profesionales que atienden los partos (matronas, ginecólogos y pediatras) supera el 91 por ciento y la profesionalidad el 95,8 por cierto.
    Las consultas externas obtienen una satisfacción de 8,3 puntos sobre 10. Un 94 por ciento de los encuestados volverían a la misma consulta en caso de tener que hacerlo y poder elegir.
    Se mantiene el grado de satisfacción con respecto a las urgencias hospitalarias, que obtienen de nuevo una nota de 8,3. Cerca del 93 por ciento califican como bueno o muy bueno el trato recibido del personal médico y un 91,8 su profesionalidad. Respecto a los servicios de urgencias de Atención Primaria, los pacientes han valorado como bueno o muy bueno el trato del personal sanitario en un 94,7 por ciento y la profesionalidad en un 92,6.
    La valoración de los servicios de Salud Mental, incorporada al estudio desde 2021, obtiene una calificación global de un 8,7 en la satisfacción con la consulta. Un 94,1 por ciento de los encuestados valoran con muy buena o buena la profesionalidad del personal que les atendió. Asimismo, más del 94 por ciento de encuestados valoran muy bien o bien el tiempo dedicado en la última consulta por los profesionales que les atendieron.
Oportunidades de mejora
Aunque los “excelentes resultados obtenidos se deben al esfuerzo de los profesionales", uno de los objetivos principales, en línea con la estrategia de mejora continua del SMS, "es identificar oportunidades de mejora”, señaló Ponce. Así, hay algunos parámetros cuya calidad percibida tiene margen de mejora y en los que ya trabaja el SMS, como los tiempos de espera (7,8 la satisfacción con el tiempo de espera desde la hora de la cita hasta entrar a la consulta médica en Atención Primaria), infraestructuras (78 de cada 100 encuestados valoran como muy buena o buena las condiciones de comodidad de las salas de espera, ruidos, temperatura, iluminación) y restauración.
    La encuesta EMCA permite al usuario, por medio de una pregunta abierta, dar su opinión sobre lo que mejoraría en la atención recibida, sugerencias que son consideradas también oportunidades de mejora.
    El SMS incorporó la calidad percibida en 2003 como una línea estratégica de gestión y evaluación de los centros asistenciales y, hasta la fecha, se ha recogido la opinión de más de 155.000 usuarios.