Dolores, cansancio, vértigos, insomnio... Una enfermedad que "nadie ve, pero que se sufre y mucho. Hacer lo de siempre es cada vez más difícil".

Este 12 de mayo se ha celebrado el Día Mundial de la Fibromialgia y del Síndrome de la Fatiga Crónica. Por tal motivo, se ha llevado a cabo un acto en Casas Consistoriales que ha contado con la asistencia de varios miembros de la Asociación de Fibromialgia y Sindrome de Fatiga Crónica de Mazarrón y Comarca (AFIBROMAZ) y parte de la corporación municipal.
    La presidenta de AFIBROMAZ, Lola García, hizo lectura del manifiesto con motivo de esta jornada en el que se solicita que se ratifique la Resolución Europea sobre financiación adicional de la investigación de esta enfermedad aprobada en junio de 2020, y se pongan en marcha las iniciativas planteadas en las diferentes comunidades autónomas.


    Las miembros de la asociación Encarna Ruiz (vicepresidenta), Lucía González (tesorera) y María del Carmen Alcalá y Rosa García (vocales) acompañaron a García en el acto. También estuvo la secretaria Ana Hernández, quien leyó una emotiva carta en la que describía lo que se puede llegar a sentir padeciendo está enfermedad.
    El alcalde de Mazarrón, Gaspar Miras, y el concejal de Política Social, Miguel Ángel Peña, también intervinieron para mostrar la necesidad de que está enfermedad sea reconocida a todos los niveles y apoyar a la asociación en una jornada en la que la nueva fuente del paseo marítimo se iluminó de azul como muestra de apoyo al Día Internacional de la Fibromialgia y del Síndrome de la Fatiga Crónica.