0
0
0
s2sdefault

Envases de plástico y vidrio, colillas, mascarillas y hasta un artefacto pirotécnico retirados de la Bahía de Mazarrón.

Mazarrón acogió el pasado fin de semana la VII Gran Limpieza Internacional de Fondos Marinos que tuvo lugar de forma simultánea en más de 30 puntos de España. La actividad se enmarca dentro de la quinta edición de la campaña de ciencia ciudadana '1m2 por las playas y los mares' del Proyecto LIBERA, liderado por SEO/BirdLife y Ecoembes. La jornada concluyó con 4.500 kilos de residuos retirados del entorno marino.
    En la comunidad murciana se han organizados dos actividades dentro de la VII Gran Limpieza Internacional de Fondos Marinos. La primera tuvo lugar el sábado en Mazarrón, con la participación de los buceadores del Club Sureste Diver y de Zona Cero Sub, que viajaron desde Madrid, donde se encuentra su sede, para intervenir en diferentes puntos, como las playas de Rihuete y la canina de Las Moreras.
    En la jornada del domingo, los voluntarios del Club Deportivo Sierra Noroeste se desplazaron hasta la playa del Rincón, en Bolnuevo, de donde consiguieron extraer del entorno marino 200 kilos de residuos, en su mayoría envases de plástico, metal y vidrio. Tras su intervención, los voluntarios destacaron la acusada presencia de mascarillas y de toallitas higiénicas, así como una tubería de PVC de gran diámetro y varios neumáticos. La actuación contó con el apoyo del Fontenebro International School y su Ecoescuela.
    Un total de 54 voluntarios consiguieron retirar del entorno marino unos 40 kilos de residuos, entre los que destacan, por número, los envases de plástico y vidrio, así como más de 500 colillas que fueron recogidas de la arena. Además, los voluntarios encontraron algunos residuos peligrosos para la fauna marina, como anzuelos, plomos y otras artes de pesca.
    Como elementos anecdóticos, los buceadores señalaron un artefacto pirotécnico y varios 'lechos móviles', piezas de plástico que se vierten en los tanques de depuración de aguas residuales con el fin de que crezcan bacterias sobre ellas, para depurar las aguas, y que llegan al medio marino cuando las depuradoras se ven obligadas a abrir las compuertas de los emisarios cuando se producen atascos en las mismas, generalmente debido a la acumulación de toallitas húmedas y compresas.