Todas las celebraciones de la Santa Misa en todos los lugares de culto que dependen de los cleros parroquiales de Mazarrón y Puerto de Mazarrón.

COMUNICADO PARROQUIA DE MAZARRÓN
Dadas las circunstancias extraordinarias que estos días nos toca vivir respecto a la pandemia del COVID-19 y en virtud del Decreto de Dispensa del Sr. Obispo de la Diócesis de Cartagena publicada (Prot. S. nº. 278/20) respecto a la asistencia de los fieles a la celebración de la Eucaristía dominical y demás días de precepto, mientras que dure la actual situación pandémica.
Atendiendo así mismo el ruego que hace en dicho Decreto, sobre seguir las indicaciones que efectúen los responsables de salud pública.
Tras analizar las disposiciones de la Orden de la Consejería de Salud de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, especialmente las medidas de confinamiento que restringen la libertad de circulación de las personas, permitiéndose exclusivamente los desplazamientos por motivos laborales, médico-asistenciales y de adquisición de productos de primera necesidad, sanitarios y farmacéuticos, respecto al Municipio de Mazarrón, entre otros
En virtud de mi oficio como Párroco de San Andrés Apóstol y San Antonio de Padua de Mazarrón, Ntra. Sra. del Carmen de Leiva, La Purísima de La Majada, y encargado de las Ermitas de Ntra. Sra. de La Asunción de Isla-Bahía y de La Purísima de Bolnuevo
La supresión pública de todas las celebraciones de la Santa Misa en todos los lugares de culto que dependen del clero parroquial de Mazarrón, antes indicados, incluido el Santuario de La Purísima Concepción, hasta que las autoridades de Salud Pública competentes no dispongan otra cosa respecto al confinamiento de nuestro municipio.
Hago a todos los fieles extensible la súplica del Sr. Obispo en el citado Decreto, para que no olvidemos elevar nuestros ojos al cielo e intensificar nuestras oraciones.
El clero parroquial de Mazarrón permaneceremos orando por vosotros, con vosotros y por toda la humanidad.
La Purísima Concepción, nuestra Madre y Patrona, nos cubra con su manto, para darnos sentido común, paciencia y su protección en estos momentos tan adversos. Encomendémonos a Ella.

COMUNICADO PARROQUIA PUERTO DE MAZARRÓN.
A tenor de las últimas medidas adoptadas por el presidente de la Región de Murcia, y tras las declaraciones del Alcalde del Ayuntamiento de Mazarrón, viviendo una situación de emergencia extraordinaria y estando vigente la orden de aislamiento y confinamiento en el Municipio. Después de leer el comunicado del Sr. Obispo de Cartagena, en el que nos pide que sigamos las indicaciones que efectúen los responsables de salud pública, me veo en la obligación, muy a mi pesar, de suprimir todas y cada una de las Misas previstas para este fin de semana, así como las previstas para el resto de días mientras dure la mencionada orden, en las Parroquias de San José de Puerto de Mazarrón y Ntra. Sra. del Carmen de Isla Plana, así como en la ermita de La Azohía y en el Convento de Valdelentisco.
Debemos contribuir al orden cívico y dar ejemplo, y es por ello que, en consenso con el Párroco de Mazarrón y en diálogo con otros compañeros, debo llevar a cabo esta medida.
Queriendo contribuir al bien de los fieles, el Sr. Obispo en su decreto: “Dispensa del precepto dominical y demás días de precepto a todos los fieles de la Diócesis de Cartagena y a los que se encuentren entre nosotros, durante el tiempo que dure la actual situación pandémica”.
En la emergencia sanitaria que estamos sufriendo por la pandemia Covid19, debemos redoblar nuestro esfuerzo por volver nuestra mirada a Jesucristo y reavivar nuestra fe, esperanza y caridad. Como nos pide nuestro Obispo, “no debemos olvidarnos de elevar nuestros ojos al cielo e intensificar nuestras oraciones”. Es una Cuaresma especial, muy distinta a lo que habíamos previsto, pero no por ello debe ser menos provechosa sino todo lo contrario.
Es por esto que, como Sacerdote, me comprometo ante vosotros a atenderos en vuestras necesidades. Voluntariamente voy a permanecer en casa, aquí en el Puerto de Mazarrón, ejerciendo mi ministerio entre vosotros y por vosotros. Mi primer deber para con vosotros, fieles de Puerto de Mazarrón, Isla Plana y La Azohía, así como las queridas Madres Carmelitas de Valdelentisco, es celebrar el Sacramento de la Eucaristía. Cada día sonarán las campanas a las 18.30h, momento en el que ante el Santísimo rezaré el rosario y os invito a todos, especialmente a los enfermos, a que también lo hagáis desde casa, a poder ser en ese mismo momento, y con la intención siguiente: por todos los enfermos y sus familiares, los profesionales sanitarios, como también por los difuntos. A las 19.00h celebraré la Santa Misa en el altar de la Parroquia de San José y os invito a hacerlo espiritualmente, aunque también intentaré retrasmitirlo en Facebook (no lo domino muy bien).
Cada día enviaré a los distintos grupos la lectura de la Palabra diaria y una reflexión sobre la misma y llamaré a cada uno de los enfermos que con ansia esperan el Santísimo Sacramento. Asistiré a los entierros, siempre y cuando se me permita.
Estaré atento a cualquier llamada y cualquier necesidad que surja. Y, por último, iré proponiendo pautas para que este tiempo difícil sea un tiempo de Gracia que nos permita disfrutar, mucho más que otros años, de una Pascua luminosa y gloriosa, porque con Cristo hayamos vivido este tiempo y con Él hayamos vencido.
Con respecto a Cáritas Parroquial: En diálogo con nuestras autoridades locales y cumpliendo con las medidas recomendadas, tendremos reparto de alimento los días fijados (lunes 16 y martes 17), así como la atención y entrevista con las familias que ya han sido citadas. Estaremos atentos a cualquier necesidad que pueda surgir, y esto sirva no sólo para las personas que precisen ayuda de Cáritas sino también para cualquier otra necesidad espiritual: ¡LA PARROQUIA NO SE CIERRA! ¡NO TE VA A DEJAR SOLO!
No dudéis en llamar a los teléfonos: Cáritas: 638 589098. Parroquia: 968 504016 (desviado al móvil).
¡Ánimo a todos! Qué la Santísima Virgen del Carmen y San José nos animen y nos ayuden en este tiempo y que pronto pase esta pandemia que tanto nos aflige a todos en la preocupación por nuestros seres queridos
Carta abierta de Juan José Noguera, párroco de Puerto de Mazarrón.
Queridos fieles, queridos amigos:
Anoche me vi en la obligación de tomar una de las decisiones más difíciles de mi vida: suprimir todas y cada una de las Misas en los distintos lugares de culto que están a mi cargo. Quien bien me conoce puede imaginarlo, pues nunca he sido de quitar sino de poner, para bien de todos.
No ha sido una noche fácil y esta mañana no ha sido necesario que tocara el despertador, como cada día, a las 06.45h, para abrir los ojos y ponerme a rezar...
Fue una decisión muy meditada y también consultada. No me preocupa contagiarme, ¡no!. No tengo miedo y no le voy a abrir la puerta al miedo aunque soy factor de riesgo, tanto por mi salud como por mi permanente exposición a numerosas personas. Mi preocupación, pues, radica, y mi conciencia no me lo perdonaría, en poder exponer a nadie al contagio de un virus que ha demostrado ser mortal con una virulencia extrema.
Es por esto que, teniendo delante la recomendación del Sr. Obispo, dispensando a los fieles del precepto dominical y advirtiendo de estar en consonancia con las medidas de las autoridades civiles y habiendo sometido estas a estos pueblos de la costa a severas restricciones por grave riego de la salud, que, en la oración y con profundo dolor, en el ejercicio de mi cargo y por bien de todos, tomé esta decisión.
Agradezco las palabras del Párroco de Mazarrón así como las de otros compañeros y también las de muchas personas de la Parroquia que me apoyan en esta decisión.
Mi preocupación ahora está, como pastor, en otro "bicho" que puede ser más letal: la ociosidad que puede llevar a la inapetencia del alma y, por tanto, a la muerte espiritual. No voy a consentirlo, por eso, tal y como pide la Conferencia Episcopal Española en sus recomendaciones para este tiempo tan especial, os iré dando pautas, a través de este medio y también de WhatsApp, para que sea verdaderamente un tiempo de Gracia. Si alguien lo pide por privado, pues igualmente. La Pascua nos espera al final de este desierto al que el Espíritu nos ha conducido, ¡no lo dudes!. Pero es un desierto verdaderamente inhóspito, muy diferente al que nos proponíamos, o no, cuando nos imponían la ceniza hace unas semanas. Pero hoy como entonces el Señor va por delante de nosotros y le dice al demonio: «Vete, Satanás, porque está escrito: “Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto”». Hoy el Señor, más que nunca, quiere llevarnos, como el Domingo pasado, al Tabor para "tocarnos" y decirnos: «Levantaos, no temáis».
El Señor está con nosotros en este tiempo. Vamos, pueblo de Dios, ¡ánimo!. Vamos, feligreses, ¡adelante!. Vamos, amigos,¡no estamos solos! Alimentemos el alma con el amor de Dios y con el amor de esa Madre que Cristo nos dio en el ara de la Cruz, con la protección de San José y el auxilio de los Ángeles y de todos los Santos. La Pascua nos aguarda y debemos prepararnos para ello.