La empresa pública realiza esta labor en el marco de su proyecto de I+D+i Posidonia, apoyado por el Ministerio para la Transición Ecológica.

El Grupo Tragsa está colaborando con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para restaurar, en la bahía de Mazarrón (Murcia), las praderas de posidonia oceánica, una planta acuática endémica del Mediterráneo cuya supervivencia se ve amenazada por distintos factores.
    La empresa pública inició en 2021 el proyecto de I+D+i Posidonia, para el que cuenta con el apoyo del Ministerio. En este contexto, Tragsa trabaja por encargo de la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación, desde septiembre de 2022 y durante los próximos tres años, en la mejora de técnicas para la obtención de la planta y su reproducción, con el fin de determinar los mejores medios de reproducción que abastezcan las restauraciones de hábitats marinos degradados, según ha informado en una nota de prensa.
    Para ello, se está trabajando en adecuar y adaptar las instalaciones cedidas por la Demarcación de Costas de Murcia, en la Bahía de Portman, mientras se construye un centro definitivo en la localidad de Águilas.
    Además, el Grupo Tragsa colabora con diversos centros de investigación, como la Universidad de Murcia y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Con esta última está desarrollando un proyecto de investigación sobre la embriogénesis somática para la regeneración in vitro y la aclimatación ex vitro.
    Esta línea de investigación permitirá la obtención de planta a partir de células, lo que posibilitará automatizar todo el proceso productivo y conseguir altos índices de producción en cortos periodos de tiempo sin depender de la obtención de semillas, según se explica en la nota de prensa.
    El Grupo Tragsa, perteneciente al Grupo SEPI, ha recordado que las praderas de posidonia oceanica tienen una importancia "vital" porque constituyen importantes zonas de producción de oxígeno, de captación de dióxido de carbono y de cría y refugio de muchas especies animales, además de ser grandes filtradoras, colaborando en mantener el agua limpia y transparente.
    Sin embargo, están sometidas a amenazas como la contaminación marina, las prácticas pesqueras invasivas o el aumento de la temperatura del agua, lo que requiere "una búsqueda urgente de soluciones para su conservación y restauración", según ha señalado.


8.000 frutos recolectados y 200 plantas trasplantadas
En el marco del proyecto de I+D+i Posidonia también se han llevado a cabo acciones como la recolección de frutos y posterior selección de semillas, la preparación de las instalaciones para albergar a las plantas de posidonia (acuarios, balsas exteriores, etc.), la germinación de las semillas y la búsqueda de ubicaciones potenciales para su colocación en el mar.
    Desde el inicio del proyecto se han realizado salidas continuas a las costas de Murcia, Alicante y Almería para la recolección de frutos de posidonia. En este último año se han recolectado 8.000 frutos, de los cuales, una vez cribadas y seleccionadas las semillas, se han obtenido 2.100 plantas de posidonia oceanica, según ha precisado Tragsa.
    Posteriormente, con la premisa de la existencia de mata muerta de posidonia, se han seleccionado cuatro ubicaciones y profundidades diferentes dentro de la bahía de Mazarrón, donde ya han sido trasplantadas alrededor de 200 plantas.
    Asimismo, se han desarrollado diferentes técnicas de fijación de plántulas al fondo marino como, por ejemplo, sacas de rafia biodegradables, alfombras de esparto, estructuras de caña y clavillas metálicas. En este momento se está realizando el seguimiento de dichos anclajes de forma bimensual para obtener conclusiones en cuanto a la mejor forma de fijación.

Fuente: Europa Press