0
0
0
s2sdefault

Toda la exposición es un alegato a favor de la diversidad, por eso utiliza para su ejecución materiales tan variados como la madera, el cobre, el hierro, el aluminio o el acero inoxidable.

El pasado jueves, 8 de julio, se inauguró en el Museo del Mar de Santa Pola la exposición 'La Nube Roja' del escultor mazarronero Blas Miras, con un aforo completo en el que se respetaron escrupulosamente las medidas estipuladas para el Covid-19. La muestra está compuesta por 26 piezas, más un grupo escultórico de grandes dimensiones y una instalación de medidas variables.


    Toda la exposición es un alegato a favor de la diversidad, por eso utiliza para su ejecución materiales tan variados como la madera, el cobre, el hierro, el aluminio o el acero inoxidable, así como objetos desechados tan dispares como una silla rota de jardín o un estropajo desgastado. El personaje protagonista es un pez-pato, que en palabras del propio artista representa a las minorías silenciosas vulnerables. “Al añadirle patas de palmípedo pretendo crear un ser único, diferente, que no es pez ni pato, sino las dos cosas a la vez; lo que le confiere de una hermosa rareza y fragilidad. El personaje representa a los diferentes, a los colectivos minoritarios, aquellos que se sientes fuera del agua, que nadan contra corriente; pero también a los creadores: poetas, músicos, investigadores, científicos, artistas, voluntarios de ONG… aquellos que creyendo en un mundo más justo y solidario luchan por conseguirlo”.


En estos tiempos de crispación, en los que algunos sectores recalan discursos de odio hacia los diferentes, el relato de la exposición no puede ser más oportuno pues defiende las diferencias en contra de los pensamientos únicos como una forma de enriquecimiento de las sociedades. También reclama la solidaridad entre los pueblos y sus gentes, con obras como "El pez grande ayuda al chico", un grupo escultórico que pretende visibilizar los colectivos que durante estas dos últimas crisis (la del 2008 y la pandemia) han prestado su ayuda y protección hacia los más desfavorecidos.

    El artista estuvo acompañado por María Loreto Serrano y Gaspar Miras Lorente, alcaldes de Santa Pola y de Mazarrón respectivamente, y los comisarios de la muestra la escultora Olga Rodríguez Pomares y el museólogo don Juan García Sandoval. Como maestra de ceremonia ejerció la directora del museo María José Cerdá, que fue presentando e introduciendo a cada uno de los componentes de la mesa para que hablaran de la exposición. Tras la presentación, Blas Miras realizó una visita guiada por las 8 salas del espacio expositivo explicando la obra.


Para el museólogo y crítico de arte Juan García Sandoval “El trabajo de Blas Miras se podría encuadrar dentro un arte comprometido, ya que trata los problemas sociales y medioambientales; a su vez también está dentro del arte sostenible, pues utiliza materiales reciclados y reutilizados, que nos hacen reflexionar sobre los modelos de consumo actual, y la posibilidad de darles una nueva vida útil”. Según este autor “Blas Miras presenta con esta nueva óptica, hechuras que exploran distintos conceptos, como la diversidad, la trascendencia del ser humano en el mundo; con obras autónomas, repletas de expresividad, donde las formas se impregnan del universo de nuestro autor, no solo de la Tierra, sino de las estrellas, son composiciones que evocan los sueños y la poesía”.


La exposición podrá visitarse hasta el 14 de septiembre de martes a sábado en horario de mañana de 10:00 a13:00 y tarde de 18:00 a 21:00. Los domingos abre solamente por la mañana de 11:00 a 13:00. Loa lunes está cerrado. La entrada es gratuita. Más información en http://museodelmarsantapola.com o en teléfono 965416223.