0
0
0
s2sdefault

Francisco Sánchez, veterinario profesional, explica en La Voz la peligrosidad de estas orugas que pueden producir en los perros graves ulceraciones en la mucosa de la boca, aunque también en piel y ojos.

La Comunidad continúa realizando los tratamientos terrestres contra la procesionaria del pino y esta semana está actuando en los municipios de Cartagena, La Unión, Mazarrón, Águilas, Lorca y Puerto Lumbreras, una vez finalizados los trabajos en 860 hectáreas de los municipios de Murcia, Bullas, Pliego y Albudeite.
    La Dirección General de Medio Natural desarrolla un Plan para el período 2020-2023 que consta de tres fases: tratamientos aéreos (9.200 hectáreas), tratamientos terrestres (3.440 hectáreas) y un programa de lucha integrada con una inversión total de 1.153.000 euros, financiados en gran parte por el fondo Feader de la Unión Europea.
Plaga endémica
La procesionaria del pino (Thaumetopoea pytiocampa) es el más importante defoliador de coníferas en el ámbito mediterráneo. Los intensos daños que pueden ocasionar en el arbolado cuando sus poblaciones alcanzan niveles elevados llegan a impactar temporalmente en el paisaje forestal, generando alarma social. A esto se une un fuerte carácter alergénico, con capacidad de episodios de alergia en el ser humano y animales domésticos, con síntomas que van desde manifestaciones cutáneas leves a riesgo de shock anafiláctico grave.


Procesionarias del pino, por Francisco Sánchez (Clínica Veterinaria Puerto de Mazarrón y Camposol)
Como todos los años, cuando llegan estas fechas, empezamos a atender pacientes afectados por haber tenido contacto con las orugas de la procesionaria del pino. En realidad, las procesionarias son una fase larvaria de un insecto defoliador perteneciente a la familia Thaumetopoidae, que es metamórfico y por tanto, adopta diferentes aspectos.
    El ciclo biológico empieza, cuando la forma adulta, en forma de mariposa, emerge del suelo durante el día y al llegar la noche se aparea con los machos, pone sus huevos (unos 200 o 300) en los pinos y mueren a las pocas horas, ya que no se alimentan.
    A los 30-40 días, de esos huevos eclosionan unas larvas que tiene 5 estadios. Al final del invierno, ya han completado su desarrollo y tienen la forma de oruga que todos conocemos. Bajan de los troncos y prosiguen por el suelo en hileras (procesión) buscando un lugar en la tierra donde enterrase y formar una crisálida, hasta la eclosión de una nueva mariposa para cerrar el ciclo biológico.
    Estas orugas son muy llamativas y ejercen una gran atracción para los perros, especialmente, cachorros, aunque al parecer no así para los gatos. Están provistas de unos pelos urticantes que son liberados cuando se ven amenazadas y son muy peligrosos pues producen unas graves reacciones toxoalérgicas que pueden producir graves ulceraciones en la mucosa de la boca aunque también en piel y en ojos.
    Los perros habitualmente suelen olisquear y/o lamer o hasta incluso comerse estas orugas. De forma inmediata vamos a observar salivación muy abundante, nerviosismo, degluciones repetidas y probablemente intente meterse las patas en la boca. Si esto ocurre, no hay que perder tiempo y deben llevarlo lo antes posible al veterinario.
    El tratamiento inmediato consiste en sedar y/o anestesiar el animal, lavar con agua tibia sin restregar para intentar lavar y aclarar la mayor parte del tóxico existente en la boca, luego damos glucocorticoides y antihistamínicos tanto por vía parenteral como en la misma mucosa de la boca, especialmente en la lengua. Dependiendo de la gravedad de las lesiones, el paciente puede tener un tratamiento ambulatorio con antibióticos, antihistamínicos y dieta blanda o quedará ingresado si no es capaz de beber y alimentarse con medicación endovenosa. Hemos atendido casos extremos en los que hemos tenido que colocar sondas de alimentación y mantenerlas durante muchos días hasta que los animales han sido capaces de volver a comer por sí mismos.
    Por tanto, mucha precaución cuando salgan a pasear con sus perros los meses de Enero y Febrero por zonas donde haya pinos. Muchas veces, encontramos las procesionarias en las calles, en zonas urbanizadas en donde existen viviendas con pinos sin necesidad de tener que ir al acampo o la sierra.
    Y por último, una reflexión sobre como todo está relacionado en los ecosistemas. La procesionaria, tiene muchos depredadores en la naturaleza, algunos insectos como determinados escarabajos u hormigas, pájaros insectívoros ( carboneros, herrerillos..etc.), pequeños mamíferos como los lirones caretos y hasta los murciélagos que se alimentan en las noches de verano de las mariposas que vuelan próximas a los puntos de luz, por tanto, no seamos responsables con nuestros actos en la destrucción de estos equilibrios.