0
0
0
s2sdefault

El conductor, de 67 años y vecino de Totana, presentaba síntomas evidentes de la ingesta de bebidas alcohólicas y triplicaba la tasa máxima permitida.

La Guardia Civil de la Región de Murcia ha investigado en la autovía RM-3, término municipal de Mazarrón, al conductor de un turismo que fue detectado circulando en sentido contrario y bajo la influencia de bebidas alcohólicas, y que finalmente provocó un siniestro vial con otro vehículo que circulaba por la vía. Al investigado se le ha instruido diligencias como presunto autor de dos delitos contra la seguridad vial, por conducir de forma manifiestamente temeraria, haciéndolo en sentido contrario al establecido, y por hacerlo bajo la influencia de bebidas alcohólicas.
    Los hechos tuvieron lugar durante la tarde del pasado jueves, 7 de enero, cuando efectivos del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Murcia fueron alertados de la posible circulación en sentido contrario al establecido por la autovía RM-3, que une Totana con Mazarrón.
    Inmediatamente se movilizó una patrulla de Motoristas del Sector de Tráfico, que se desplazó al lugar y tras recorrer la zona afectada localizó un siniestro vial en la autovía RM-3 a la altura del kilómetro 12,900, término municipal de Mazarrón, donde se encontraban implicados dos vehículos con uno de los conductores herido grave.


    El accidente se había producido cuando el vehículo del ahora investigado se incorporó indebidamente a la autovía RM-3 desde su entrada en la autovía A-7, en Totana, circulando con destino a Mazarrón por los carriles sentido Totana, recorriendo en torno a unos 13 kilómetros en sentido contrario al estipulado, colisionando fronto-lateralmente contra otros turismo, que circulaba correctamente, conducido por una mujer que resultó herida de gravedad. El ahora investigado resultó ileso y ambos vehículos con daños materiales de consideración.
    Tras la finalización de la asistencia sanitaria de la persona herida de gravedad, que tuvo que ser trasladada al Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca, se dio comienzo a las actuaciones e identificación de los conductores de los vehículos, verificando que uno de los conductores -varón, de 67 años y vecino de Totana- presentaba síntomas evidentes de la ingesta de bebidas alcohólicas, por lo que fue sometido a las preceptivas pruebas de alcoholemia en las que arrojó un resultado positivo 0,82 y 0,83 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, superando en más del triple la tasa máxima permitida que es de 0,25 mg/litro.
    Los guardias civiles especializados en Atestados constataron que el conductor del turismo presuntamente había circulado en sentido contrario, por lo que finalmente resultó investigado como presunto autor de dos delitos contra la seguridad vial, por circular de forma manifiestamente temeraria -en sentido contrario en vía desdoblada poniendo en peligro concreto la vida o la integridad de otros usuarios- y por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas, que fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Totana (Murcia).
    A consecuencia de los desperfectos sufridos, los vehículos implicados tuvieron que ser retirados por los servicios de asistencia en carretera, quedando el del investigado depositado a disposición de la autoridad judicial como instrumento del delito.
    El delito de conducción temeraria se encuentra recogido en el artículo 380 del Código Penal y puede ser castigado con penas de prisión de 6 meses a 2 años y privación de derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a 1 y hasta 6 años.
    Asimismo, el delito de conducción bajo la influencia de bebidas alcohólicas se encuentra recogido en el artículo 379 del Código Penal y puede ser castigado alternativamente con penas de prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses, o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y en cualquier caso con privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a 1 y hasta 4 años.
    La Guardia Civil sigue reiterando su mensaje a aquellos conductores que de forma imprudente y temeraria, a pesar de las campañas y advertencias de la Dirección General de Tráfico, conducen después de haber bebido alcohol o tomado drogas, recordando que la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil sigue desarrollando su actividad específica de vigilancia de la seguridad vial durante las 24 horas del día, en especial en aquellas actividades de mayor riesgo, donde se practicarán las preceptivas pruebas de alcoholemia y drogas a todos los conductores que sean denunciados por la comisión de infracciones, implicación en accidentes o aquellos otros en que se detecte su consumo en el curso de otras actividades de vigilancia e inspección que se lleven a cabo.
    La Guardia Civil de la Región de Murcia apela a la conciencia cívica de la población o a otras entidades públicas para que avisen al teléfono 062 (Guardia Civil) o 112 (Emergencias) o directamente a las patrullas en servicio cuando se encuentran con situaciones anómalas o maniobras irregulares que den lugar a pensar que los conductores lo hacen bajo la influencia de drogas o alcohol, con la finalidad de poder adoptar las medidas policiales oportunas para que estos vehículos sean interceptados y comprobado si sus conductores se encuentran en las condiciones adecuadas para circular con garantías de seguridad, evitando el consiguiente riesgo.