0
0
0
s2sdefault

Responde en un comunicado a la acusaciones de los murcianos tras el choque del domingo en las que los tachaba de violentos.

Por segunda temporada consecutiva, vuelve el cruce de acusaciones entre el Mazarrón FC y el UCAM CF B Sangonera. Los murcianos, tras el 1-1 del pasado domingo, han afirmado que es "lamentable que en el siglo XXI siga habiendo personajes que sigan incitando a la violencia en el deporte. Lo vivido hoy en Mazarrón ha sido bochornoso".
    A estas acusaciones en redes sociales del propio club se añaden las de su entrenador, Sergio Aracil. El alicantino 'tuiteaba' que "ni con violencia pueden con estos chicos. Una lástima que aún haya campos en los que cada año salgas con 1-2 jugadores dirección al hospital. Y que, además, aprovechen el túnel para agredir al rival. Esto hay que denunciarlo públicamente".
    El Mazarrón FC no ha tardado en contestar a estas acusaciones con un comunicado mostrando su indignación por intentar "manchar la imagen de nuestro club y la de algunos de nuestros jugadores".
"Creemos que para acusar y utilizar una palabra de la magnitud de violencia, hay que argumentarlo y demostrarlo no usar con tanta ligereza esa palabra, entendiendo, con toda la mala intención posible. Remarcar que ya son dos años consecutivos que este mismo club intenta manchar nuestra imagen.
El Mazarrón FC si tiene los argumentos necesarios para desmontar dichas acusaciones, ya que el partido está grabado y a disposición que cualquier persona y sobre todo del comité pertinente de la Federación de Fútbol para ver íntegramente el encuentro, y demostrar que esas acusaciones no se ajustan a la realidad. Entendemos que un entrenador que representa esa entidad y también el propio club con esas declaraciones falsas, no están a la altura. El Mazarrón FC sufrió una constante de errores garrafales y determinantes en el partido, no siendo así la primera vez en esta temporada".
    Para finalizar, desde el Mazarrón FC "condenamos la violencia, esta vez si, por parte de un integrante del UCAM, a miembros de nuestro cuerpo técnico siendo llamados telefónicamente con amenazas hacia ellos y familiares en tono amenazante de las que no hacen mención por su mero interés. Amenazas que están siguiendo el curso legal pertinente".