0
0
0
s2sdefault

V Curso Internacional de arqueología subacuática organizado por la Universidad de Murcia.

La quinta edición del proyecto internacional de arqueología submarina ‘Mazarrón Fenicio’, que organiza el Centro de Estudios del Próximo Oriente y la Antigüedad tardía (CEPOAT) de la Universidad de Murcia (UMU) y financia el Ayuntamiento de Mazarrón, ha presentado sus resultados con un espectacular hallazgo en un sondeo arqueológico subacuático de tan sólo 3x3 metros en la Isla de Adentro. La campaña de este año, dirigida por los profesores Juan Pinedo y Helena Jiménez, ha puesto a la luz la existencia de un posible fondeadero que constata una ocupación y frecuentación del gran pueblo marinero y mercantil de la antigüedad en el entorno de Mazarrón de un periodo de, al menos, doscientos años.
En dicho sondeo realizado en el fondo norte de la Isla de Adentro se han documentado, en excelente estado de conservación, 160 restos con forma y 600 paredes de ánforas con una cronología que abarca desde mediados del siglo VIII a. C. hasta principios del siglo VI anterior a nuestra era. Según Pinedo, este nuevo hallazgo “coloca a Mazarrón como una de las primeras colonizaciones fenicias en la Península Ibérica junto a Cádiz y Málaga” ya que, hasta el momento, “se atestiguaba la presencia fenicia en Puerto de Mazarrón desde finales del s. VII a. C. por el yacimiento de la Punta de los Gavilanes y de las dos embarcaciones en la playa de la Isla”.
El descubrimiento ahora de materiales atribuibles al siglo VIII a. C. sitúa al yacimiento subacuático de la Isla de Adentro en una amplia red comercial que se extiende desde el Estrecho de Gibraltar hasta Ibiza ya en épocas muy tempranas de colonización fenicia peninsular. A falta de un estudio en profundidad, todo apunta a que la Isla era el centro estratégico de la red de influencia política, económica y cultural sobre la población indígena. Esta red estaba integrada por los actuales montículos de la Reya, Gavilanes y el Castellar que, debido al nivel del mar en aquel tiempo, eran islotes que les permitían asentarse próximos a la costa y, a la vez, resguardados de los autóctonos, de quienes recelaban.
Además de por las numerosas piezas de ánforas localizadas “sabemos que es un fondeadero porque hemos encontrado semillas, huesos y dientes de animales, caracoles de tierra, lucernas, cerámicas a mano realizada por indígenas” desvela Pinedo. Los primeros indicios de la importancia arqueológica de la zona se dieron en las anteriores campañas de 2017 y 2018 cuando se encontró un colgante de oro y unos huevos de avestruz ricamente decorados, respectivamente.
El alcalde de Mazarrón, Gaspar Miras, ha mostrado su satisfacción por los resultados de ‘Mazarrón Fenicio’, ya que atestiguan “antigüedad de nuestra historia, una historia que tanto los mazarroneros como el ayuntamiento tenemos el cometido de ponerla en valor, conservarla, exponerla y darla a conocer para que el municipio esté a la altura de lugares con presencia fenicia como Málaga o Cádiz”. Miras, también, ha querido destacar que “incluso, el concejal de Patrimonio Histórico, Ginés Campillo, ha participado en esta campaña sumergiéndose y acompañando a los arqueólogos”.
Campillo, por su parte, ha manifestado el compromiso del ayuntamiento de “aumentar la partida presupuestaria para la investigación de este yacimiento” en el presupuesto a aprobarse durante este otoño, así como la voluntad de “retomar la ruta de los fenicios en la que Mazarrón se inscribió en 2014 y que, con el cambio de gobierno, se perdió; cuando es algo que te pone municipio en el mapa de todo el Mediterráneo”.
Falo alado de época romana

Los fondos marinos de la Bahía de Mazarrón son un yacimiento arqueológico subacuático aun por explotar tal y como se ha puesto de manifiesto con el hallazgo en la Isla de Adentro de 160 restos con forma y 600 paredes de ánforas con una cronología que abarca desde mediados del siglo VIII a. C. hasta principios del siglo VI anterior a nuestra era, lo que ha denotado la importante presencia de la civilización fenicia en el municipio.
    Pero también están produciéndose hallazgos pertenecientes a otras civilizaciones como la romana. En concreto, en uno de los bautismos de buceo realizados por el Centro de buceo del Sureste ‘Bachisub’, ha aparecido un amuleto romano en forma de falo alado que dataría del siglo I d.C. que ha sido entregado al Ayuntamiento por el director del citado centro, Alfonso Bachiller.
     La pieza fue mostrada a los medios por el alcalde de Mazarrón, Gaspar Miras, y el concejal de Cultura y Patrimonio Histórico, Ginés Campillo. El amuleto podría haber servido para ahuyentar el mal de ojo y parece mostrar restos de oro que, de confirmarse, se trataría de una pieza exclusiva ya que en España sólo se conoce que haya 3 joyas más de este tipo realizadas en dicho material.
     La pieza ha sido registrada y documentada por el área de Arqueología del Ayuntamiento de Mazarrón y ha sido expuesta en el Museo Factoría Romana de Salazones, situada en la calle La Torre de Puerto de Mazarrón,  donde puede ser contemplada por el público visitante junto al resto de piezas que componen este museo en el que se explica el proceso que llevaban los romanos para la elaboración del salazón o la famosa salsa ‘garum’.