0
0
0
s2sdefault

Se incrementará la actuación y coordinación de las fuerzas de seguridad y se atenderá desde Servicios Sociales a las personas vulnerables que se ven obligadas a ejercer la actividad.

 

La Junta de Gobierno Municipal reunida en sesión ordinaria durante este viernes ha aprobado un Plan Urgente de Actuación contra la Venta Ambulante Ilegal en Puerto de Mazarrón.

Así lo ha comunicado la alcaldesa, Alicia Jiménez, al término de la reunión, tras haber perfilado previamente los detalles del documento con la concejal de Policía Local, Isabel María López.

En  los últimos veranos se había detectado un crecimiento de esta actividad que se concentra en el Paseo Marítimo, ocasionando pérdidas y perjuicios a comerciantes y vecinos de la zona, ya que además la concentración de personas y la instalación de puestos ilegales impedían el paso, constituyendo un peligro que necesitaba de una solución.

Por ello este Plan de Actuación, señala la alcaldesa,  nace con carácter de urgencia con los objetivos de: corresponsabilizar a las administraciones,, fomentar el consumo responsable, mejorar la actuación policial y la coordinación con los diferentes cuerpos de seguridad, atender socialmente a las personas vulnerables que se ven en la necesidad de ejercer la actividad, trabajar por la garantía de los derechos básicos y dotar al comercio del municipio de instrumentos para evitar que este fenómeno perjudique su actividad diaria.

De forma específica, la coordinación con el resto de administraciones se traducirá en una reunión de trabajo semanal con los actores afectados y administraciones competentes.

Mayor control policial

Asimismo, el Ayuntamiento mantendrá e intensificará la presión policial en los espacios con más presencia de vendedores ambulantes no autorizados, así como también sobre los compradores.

Se pondrá en macha una orden de servicio de la Policía Local que clarifique los criterios generales  de la actuación policial en materia de venta ambulante, basada en los principios legales de oportunidad, proporcionalidad y congruencia, estableciendo una gradación progresiva de las actuaciones policiales, en función de los escenarios y su potencial conflictividad para garantizar el uso del espacio público y la convivencia.

Las medidas a implementar contemplan incentivar a los agentes de la Policía Local para la consecución del objetivo de erradicación de la venta ambulante ilegal en el municipio.

Atención social a personas vulnerables

El Ayuntamiento diseñará un circuito de atención específica con el objetivo de conocer y paliar las situaciones de alta vulnerabilidad no detectadas y las necesidades personalizadas de los vendedores ambulantes y se ofrecerá un Plan de Acompañamiento por parte de los Servicios Sociales para aquellas personas que se encuentran en situación irregular, garantizando el empadronamiento en las diversas modalidades y los derechos básicos en el acceso a los servicios de salud, recursos sociales básicos, necesidades alimentarias, etc.

También se agilizarán los procesos de regularización, apoyando la búsqueda de trabajo y ofreciendo asesoramiento jurídico. Se motivará el cambio de actividad económica y se mejorará la información del colectivo de los servicios disponibles en la ciudad.

Trabajo conjunto con los actores implicados

Teniendo en cuenta la alta complejidad del fenómeno de la venta ambulante no autorizada, el Ayuntamiento mantendrá diferentes reuniones de trabajo con la entidades y movimientos vinculados al fenómeno; espacios asociados al comercio y turismo; espacios económicos y sociales; y cuerpos de seguridad.

También se intensificará el trabajo transversal entre las diferentes áreas del Ayuntamiento para poder ofrecer una mejor respuesta, así como con otras administraciones implicadas

Fomento del consumo responsable

 

Con la complicidad de los comerciantes, el Ayuntamiento pondrá en marcha una campaña de comunicación destinada a disuadir a los posibles compradores de adquirir productos que provienen de la venta ambulante no autorizada